Irreconocible

Así veo a Mi Magdalena.

No la había visto tan cabreada, tan dolida, en muchísimo tiempo.

Lo cierto es que me asusta verla así, no estoy acostumbrada a que sus enfados duren tanto. Puede ser porque hace mucho tiempo que no le hacían tanto daño.

Está tan enfadada que no puede acordarse de esos días. Está tan enfadada que no puede ni llorar. Y he intentado hacerla llorar, pero no lo he conseguido. Se le llenan los ojos de agua, se emociona un poco y… se pone seria y sigue enfadada.

Quizá si él diese señales de vida, ella pudiese hablar con él, decirle lo que piensa. Y poder soltar toda la rabia que, ahora mismo, le está consumiendo. Y seguir hacia delante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s